Los plásticos de un sólo uso son productos que tienen como finalidad el descarte luego de una sola utilización. Son poco reutilizables y con baja probabilidad de ser reciclados posteriormente si no se gestiona adecuadamente su separación en origen y disposición final. Es así como surge ésta iniciativa de Exar con el objetivo de alinear la gestión ambiental a la nueva Ley Provincial N° 6283 (Estrategia ambiental para la reducción progresiva y prohibición específica de los plásticos de un solo uso), y de disponer de una estrategia integral y un plan de acción para la disminuir los plásticos generados en el ámbito de acción de la operación.

Es importante destacar que el programa se basa en ejes y lineamientos que establecen su factibilidad: diagnóstico y sondeo de las cantidades y tipos de plásticos de un sólo uso generados en operaciones; planes de acción específicos por empresas de servicios y áreas operativas de Exar; formación y capacitación estratégica para las partes implicadas; monitoreo y medición de resultados; comunicación y difusión general de la iniciativa.

Iniciando el plan durante 2022 en Cauchari-Olaroz y en las Oficinas Administrativas, sus acciones involucraron un trabajo conjunto entre áreas operativas de Exar: Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Servicios Generales, Recursos Humanos, Comunicación Institucional, Seguridad y Salud en el Trabajo, fueron las principales encargadas de la implementación. Además, Cookins (servicio de alimentación), Selim (servicio de limpieza), Napay Sunku (servicio de salud) y los Servicios de Lavandería y Servicio de Gimnasia y deportes, son las empresas contratistas que están participando.

Alcances y resultados

La gestión se inicia mediante un sondeo general de los principales plásticos de un sólo uso generados en Cauchari-Olaroz, y los de las empresas contratistas que participan del mismo. En ese sentido, las primeras acciones fueron las de reducir, reemplazar y eliminar los principales plásticos identificados:

  1. Bolsas plásticas tipo camisetas: en conjunto con la empresa Cookins quien brinda el servicio de alimentación, se iniciaron acciones para la reducción de este tipo de bolsas plásticas, las cuales se entregaban para colaciones diarias, incrementadas por los protocolos de bioseguridad generados por la pandemia del covid19.
  2. Vasos de telgopor y removedores plásticos: desde abril 2023 se eliminó el uso de estos elementos, generando una disminución de residuos de más de 4.800 vasos de telgopor por mes. En ese sentido, las diferentes áreas y empresas de servicio han gestionado la compra de tazas y/o vasos térmicos reutilizables en reemplazo de los telgopor para poder cubrir las necesidades del personal.
  3. Sachets de adherezos: desde enero del 2023 se redujo en un 97% la entrega de este tipo de sachets, los cuales fueron reemplazados por envases más grandes a granel de autoservicio para los colaboradores tanto en los almuerzos como en las cenas diarias.
  4. Botellas plásticas de 500cc: desde enero del 2023 se incrementó la instalación de dispensadores de agua en todo el proyecto para la recarga de botellas reutilizables, reduciendo en un 93% la entrega de botellas individuales que formaban parte de las colaciones diarias a cada colaborador y almuerzos diarios.
  5. Bolsas plásticas cristal de 50x80cm: en alianza con la empresa de limpieza SELIM se realizó un diagnóstico inicial sobre los plásticos generados, se identificándose el uso de 900 bolsas semanales promedio utilizadas durante el 2022. A partir del 2023, una de las primeras estrategias de la empresa fue utilizar bolsas plásticas de mayor micronaje.

Por último, el programa está contribuyendo a fortalecer y apoyar a un nuevo modelo de economía circular, como nuevo paradigma económico de producción y consumo, al minimizar el ingreso de nuevos materiales y de energía. Reduce el impacto sobre los ecosistemas y los de gases de efecto invernadero.

Las acciones implementadas a la fecha ya han generado valor agregado para el corto periodo que lleva de ejecución, ya que es una oportunidad de poder avanzar en la implementación de un nuevo paradigma tanto aguas arriba como aguas abajo de las operaciones. En ese sentido, es una forma de acompañamiento con acciones concretas a las nuevas normativas ambientales vigentes y políticas públicas que hoy están contribuyendo y enfatizando formas de producción y consumo más sostenibles.

Además, al compartir experiencias de los conocimientos entre los sectores involucrados en la iniciativa, tanto a nivel interno como externo, se produce una reducción del impacto sobre los ecosistemas, tanto locales como de otras regiones de la provincia.

De esta manera se promueven nuevas economías regionales, incorporación de proveedores locales y comunitarios a partir de un nuevo paradigma y necesidades que van surgiendo de productos alternativo que reemplacen los plásticos de un sólo uso. Al operar con enfoque en la gestión ambiental, Exar desea ser modelo para otras empresas del sector que actualmente se encuentran en proceso de exploración y/o construcción de sus proyectos mineros